top of page

Componentes del estudio eficaz.

Actualizado: 9 abr 2023


He visto necesario crear este apartado para que junt@s analicemos algunos de los elementos principales que configuran un estudio de calidad.


Esto nos ayudará a trazar un camino más certero hacia los objetivos marcados, encontrando un equilibrio entre, la cantidad de tiempo que podemos dedicar al estudio y la calidad del mismo.


Son muches les alumnes que me comentan e informan acerca de sus métodos, rutinas y disciplinas de estudio, pues es cierto que debido a esto, les alumnes tienden a avanzar rápidamente en sus objetivos.


Pero en ocasiones me he encontrado con otres alumnes que a pesar de decirme que estudiaban y hacían los ejercicios como el resto, no avanzaban como esperaban.


Es por esto que es necesario compartir y mostrar las diferentes metodologías que podemos aplicar al respecto para el aprendizaje y el beneficio de todes.


Estudiar con eficacia.

Sigo estudiando porque siento que estoy haciendo progresos - Pau Casal 90 años.

Cuando avanzamos nos sentimos bien, no importa la edad que tengamos.

El esfuerzo hace que estemos más cerca de nuestras aspiraciones, lo vivimos con satisfacción y nos renueva de energía para perseverar.


"Es necesario tener unos buenos procedimientos de estudio, si carecemos de estos podemos conducirnos sin darnos cuenta, al desánimo"

Así lo muestra la experiencia de algunos estudiantes que a pesar de invertir un tiempo considerable en mejorar su rendimiento, no llegaban a lograrlo.


El mero hecho de estudiar no nos garantiza el progreso.


El estudio y la práctica en su conjunto han de ser eficaces para dar frutos y así alimentar la ilusión.


Por otro lado, es un orgullo para mí ver cómo alumnos implicados con gran pasión y dedicación consiguen avanzar semana tras semana fruto de su trabajo acertado y constante.


Para construir una casa es importante forjar unos buenos cimientos. De igual forma no podemos construir una casa por el tejado, esto es totalmente aplicable a cualquier estudio o formación.

Si tenemos una laguna, un vacío en nuestra formación, será difícil que podamos avanzar por esa gran escalera que representa nuestro propio aprendizaje. Debes reconocer tus puntos débiles, piensa cuáles son tus dificultades a la hora de cantar, e intenta perfeccionar tu técnica mejorando la poco a poco. No la pases por alto pensando que se solucionará por sí sola.


Es algo muy común y que sucede muy habitualmente. El alumno se enfoca más en disfrutar y divertirse con lo que ya sabe, obviando esas partes difíciles o pequeños fallos que aparecieron al realizar los ejercicios o durante la interpretación.


Los errores o fallos no son ni buenos, ni malos. Simplemente nos avisan, tenemos que verlos como información a tener en cuenta. Cuando nos encontramos trabajando, es necesario saber en todo momento lo que estamos haciendo y si lo estamos haciendo bien, sin despegarnos del sentimiento y amor por lo que hacemos.


Es necesario ser exigente en el control de calidad para alcanzar buenos resultados.

Aquí está la gran diferencia.


No podemos subir la escalera del aprendizaje, saltándonos los peldaños, es necesario subir de uno en uno, y asegurando la pisada

La evaluación nos ayuda a perfeccionar nuestro trabajo. Es la clave para avanzar, ya que nos permiten afinar la puntería para mejorar en el próximo intento y aplicar las acciones necesarias para superarnos.


Si no identificamos estos grandes o pequeños detalles, permanecemos estancados.


Es aconsejable mantener siempre una actitud receptiva - neutra - y a la vez positiva y constructiva, con el fin de sacar el máximo partido. Las evaluaciones – ya sean por parte de uno/a mismo/a, por las correcciones o apuntes que realizamos durante las clases, ofrecen un constante feedback y permiten ajustar nuestro rumbo en la buena dirección.


Mantén una actitud constructiva y positiva, cuando se evalúa o auto evalúas tus ejecuciones. 

Algunos ejemplos claros serían:


- Esta línea está desafinada

- En esta secuencia he gritado demasiado - Esta parte puedo hacerla mejor - La emisión de las primeras notas no están claras - No se entiende lo que digo - La colocación vocal no es exacta - Mi interpretación es plana - No estoy respirando - He de hacer más pausas

- Soy capaz de conmover con mi voz - No se notan las dinámicas - Mi voz suena apagada y sin brillo - Me falta expresión corporal - Mi cuerpo está demasiado rígido - Ahora sí que noto la resonancia vocal - Mi voz es mucho más potente - Tengo unos recursos vocales bonitos y he de potenciarlos - Esta canción favorece claramente mi voz

- Estoy mejorando mi habilidad vocal

- Llevo el tempo como un reloj



Establece objetivos de mejora y compromiso


Las metas activan una potente maquinaria interna que combinan factores motivacionales y procesos de pensamiento. Nuestros objetivos principales durante la sesión de estudio tienen que ver siempre con mejorar cuestiones técnicas e interpretativas, así como aspectos corporales, emocionales y psicológicos.


Formularse preguntas como las siguientes contribuye a establecer objetivos concretos que dinamizan la actividad del estudio.


¿qué quiero mejorar en esta sesión?


Concentración


Nuestro principal componente de estudio eficaz es la concentración.


La concentración consiste en centrar la atención sobre la actividad que se está realizando o el objetivo que se pretende alcanzar dejando de lado otros estímulos que pudieran interferir en dicha tarea.


El alumne que consigue concentrarse plenamente durante su estudio, conseguirá mejores resultados. 

La concentración en el estudio del canto tiene mucho que ver con permanecer mentalmente activos en la obtención de mejoras, justo lo contrario de repetir y repetir un fragmento con la mente enfocada en otros pensamientos o bloqueada en intentos vacíos por hacerlo bien.


Veamos este dibujo.


La parte externa es nuestra zona de consciencia e incluye un gran número de aspectos de los que somos conscientes, aunque no estemos concentrados en ellos. Estos pueden ser tanto externos, como objetos, ruidos, avisos de móvil, etcétera. Como internos, tipos de pensamientos, emociones, etcétera.


La zona de concentración corresponde al círculo central, en ella se encuentra la parte de conciencia que se encuentra centrada plenamente en el estudio y en el verdadero aprendizaje.

En esta zona se encuentra un elemento clave que se encarga de controlar el flujo de estimulación externa e interna que pretende captar nuestra atención.

Este mecanismo funciona como un programa de autorregulación, que forma un escudo de las distracciones.


Depende de nosotros desarrollar y fortalecer este programa de regulación mediante la práctica y el compromiso personal con un estudio de calidad.

Es fácil apreciar cuándo une alumne ha realizado sus ejercicios de una semana a otra. Su mejoría es claramente visible tanto para mí como para sus compañeres.


La madurez de un alumno se mide por su manera de estudiar, sin pérdida de tiempo y sin dispersar su atención. Heinrich Neuhaus. Profesor de música y piano.


Cuando nuestro objetivo está definido y existe una voluntad por alcanzarlo, nos resultará cómodo realizarlo a través de unas buenas herramientas de trabajo. Nuestra zona de concentración quedará definida y las distracciones perderán fuerza.



Por supuesto es necesario conectar el trabajo rutinario y necesario de calentamiento y perfeccionamiento de la técnica, con nuestras aspiraciones de creatividad artística.


Por ejemplo:

- El tema de la afinación es muy importante a la hora de trabajar nuestro repertorio.

- ¿Cómo realizar una nota larga bien apoyada?

- ¿Cómo mantener el sonido en un lugar de resonancia determinado?

- ¿Cómo limpiar las vocales? etc.


Por supuesto ese tipo de ejercicios están muy lejos de la actividad artística, pero son como hemos dicho antes, parte del pilar indispensable de nuestro trabajo final.


Establece tu propio criterio y comprueba una y otra vez si estás logrando tu objetivo. Cuando la práctica se encuentra dirigida con equilibrio por el pensamiento y acompañada por una emoción positiva, estaremos más concentrados y tendremos mejores resultados.


Crea tus propias estrategias, determina tus días de ensayo y tus días de práctica y estudio. Márcate un tiempo mínimo de estudio y práctica a la semana para no estancarse o retroceder en tu evolución.


Más adelante verás el tiempo necesario para un buen entrenamiento. Si tienes dudas puedes consultarlo en tus clases.


Debemos reconocer el trabajo minucioso que estamos realizando y el fin que queremos obtener de él. Debemos valorar esa dedicación y sentirnos orgulloses, ya que esto nos ayudará a mejorar y a destacar progresivamente en nuestro trabajo.


Esto indudablemente creará mayor satisfacción al comprobar los resultados finales en vuestras interpretaciones.


Ejercitar la concentración durante el estudio también repercutirá positivamente en la manera de mantenernos centrades durante las actuaciones e interpretaciones.

Cuando nos estresamos excesivamente ante las dificultades y las rehuimos, desaprovechamos una oportunidad única para mejorar. Si por el contrario cultivamos una actitud positiva ante los problemas estaremos en mejor disposición de encontrar soluciones.


La resolución de problemas


Cada problema o dificultad que surge durante el aprendizaje, supone un reto que demanda una disposición constructiva y creativa para su solución. Mejorar supone enfrentarse una y otra vez a retos, que se encuentran por encima de nuestro nivel.

Sin riesgo no hay aprendizaje, es imprescindible salir de nuestra zona de confort.


Pero muchas veces repetir los ejercicios o las partes con dificultades de forma insistente y monótona, no es la única forma de solucionar o de mejorar.


A veces confiamos que repitiendo una y otra vez el pasaje que se nos atasca, éste acabará saliendo. Sin embargo, debemos ser analíticos y creativos.


Una de las principales opciones que se presentan es la de trabajar de forma minuciosa y concreta las notas que presentan dificultad, de forma aislada. Así como ralentizar el ejercicio, la canción o pasaje que estemos trabajando para trabajar más en detalle.

Esto es realmente muy recomendable.


Debes preguntarte:

¿Cuál es el problema en concreto?


Cuando el deseo por avanzar está presente, tanto la calidad como la cantidad del estudio se incrementan, lo que incide positivamente en los resultados y por supuesto, retroalimenta el deseo de seguir mejorando.




Cantidad y calidad del estudio


Las investigaciones demuestran que el estudio y la práctica son el camino irrefutable hacia el buen rendimiento musical. Por supuesto necesitamos disponer de ese tiempo para aprender, practicar y ensayar.


Mediante la práctica, lo inicialmente difícil se volverá natural y poco a poco se automatizará.



Lo ganado mediante el estudio actúa rápidamente como un trampolín que nos conecta con el mundo de las emociones, la comunicación y el disfrute.  

Por lo tanto, el estudio resulta necesario para encontrar la seguridad y la libertad en la interpretación.


Es por eso que siempre insisto entre otros aspectos, que las letras de las canciones se aprendan cuanto antes de memoria y se practiquen los ejercicios semanales para mejorar la técnica.


¿Cantidad o calidad?


Es indudable que la cantidad sin control lleva a consecuencias poco deseables tanto en el plano físico como en el psicológico. Estudiar inadecuadamente y más de lo aconsejable suele producir molestias y lesiones más que favorecer el proceso de avance. Resultan muy a menudo molestias en las cuerdas vocales consecuencia de forzar en exceso.



Se aconseja un mínimo de 20, 30 minutos diarios y un máximo de 2h incluyendo parte del repertorio, intercalando descansos de 5 o 10 minutos. Ya que la musculatura y el cerebro necesitan oxigenarse y salir por un momento del ritmo de trabajo.


La técnica del estudio es más importante que el estudio de la técnica - Franz liszt

Estudiar mucho tiempo seguido sin planificar descansos suele conllevar un descenso de la concentración, repeticiones sin sentido, agotamiento muscular, y posiblemente más errores que conducirán al no aprovechamiento del trabajo.


La respuesta a la pregunta de cuánto es conveniente estudiar, dependerá de variables como:

  • La edad y el nivel

  • El nivel de aspiración particular

  • Las características psicológicas y fisiológicas del cantante o músico

  • El grado de efectividad de la práctica

  • El valor otorgado a posibles compromisos o actuaciones


Un artista profesional puede trabajar entre 2 y 4 horas diarias con sus respectivos descansos. 

Si el estudiante de canto o cantante ha dedicado gran cantidad de horas y esfuerzo continuado, es notable que habrá desarrollado técnicas y habilidades que hará que su trabajo sea mucho más eficiente y necesitará estudiar o practicar menos para mantenerse en forma o alcanzar sus objetivos..


Aprende a formular preguntas que le den sentido a tu práctica durante el estudio.


Trabajar con un fin en mente mejora aspectos como la motivación y la concentración. 


Reflexiona sobre las siguientes preguntas:


  • ¿Porque consideras que es necesario estudiar?

  • ¿Qué crees que te puede aportar estudiar canto?

  • ¿Qué me puede aportar trabajar este tema, esta escala, este pasaje...?

  • ¿Qué sentido tiene cuidar la postura y la libertad de movimientos?

  • ¿Con qué fin estoy haciendo estas repeticiones?


EVALUACIONES


Revisa tus avances

Haz un seguimiento personalizado de tus mejoras.

El mejor método que tenemos para contrastar nuestro progreso e identificar nuestros puntos flacos, así como partes potenciales por nosotres mismes, es a través de las grabaciones ya sean estas en video o audio.


Durante las clases insistimos mucho en que hagáis de forma semanal un registro grabado del contenido de las clases y una seguimiento a nivel personal de vuestras muestras individuales. Ya que pasados unos días, les alumnes no son capaces de recordar lo que se les habló o indicó durante las clases, ni recordar los ejercicios que se hicieron o la forma indicada de realizarlos.


De esta forma te será fácil ver como resulto tu muestra semanal, cuales fueron las anotaciones que se te indicaron para corregir o mejorar tu pase, o que recursos fueron acertados para incluirlos definitivamente en tus ensayos finales.


Así que recuerda grabar siempre tus clases para poder repasarlas, en cualquier momento o revisar tus progresos. Eso te hará entender tu camino evolutivo de aprendizaje.


Es muy motivador cuando al finalizar el trimestre contrastas tus primeras muestras con el trabajo final ya sobre el escenario, realmente es espectacular. Es así cómo valorarás tu dedicación y cómo evaluarás acertadamente tu aprendizaje.



Según los expertos se aconseja medir el progreso en periodos de 6 meses.


Y ahora si quieres, para terminar y ampliar la información, podrías compartir conmigo y les compañeres cuáles son tus métodos y dinámicas de estudio, así como el tiempo que dedicas a la práctica y ensayo, y qué resultados obtienes. Tu comentario es de gran valor.



Bibliografía:

Libro - Cómo dominar con éxito un concierto o audición.

Autor - Rafael García

84 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page