top of page

¿Por qué unas canciones son más difíciles de cantar que otras?

Actualizado: 17 abr 2023



Factores Clave que definen la dificultad.


¿Qué hace que una canción sea más difícil de cantar que otra?


En las clases de canto procuramos que los alumnos sepan elegir el repertorio adecuado. Es por esto que hoy vamos a enumerar algunos de los puntos que hacen que una canción nos resulte más difícil que otras a la hora de cantarlas.



La dificultad de una canción depende de varios factores, como pueden ser el ritmo que lleva, si es muy alta o muy baja para tu voz, si tienes la técnica vocal o el entrenamiento necesario, los patrones de la melodía la letra ... todo esto serían determinantes entre muchos otros.


Por ejemplo, una canción con un ritmo más complicado y rápido, puede ser más difícil de cantar que una canción con un ritmo más sencillo y lento.


Una canción con una tonalidad más alta puede ser más difícil de cantar que otra de tono medio. Una canción con patrones de melodía y letra complejos, siempre será mucho más difícil que otra con melodías sencillas, y dónde se repita por ejemplo, mucho la letra.


Por supuesto también hay que considerar como hemos dicho, el nivel de habilidad vocal, el estilo del cantante, el estilo de la música elegida, ya que ciertas técnicas vocales y exigencias vocales propuestas por el estilo musical, pueden ser más difíciles de ejecutar para algunos cantantes que para otros.


Así entre los factores a tener en cuenta, principalmente señalamos estos:



Esta es la cualidad cantante para alcanzar diferentes grados de altura y profundidad en su voz. Las notas graves y las notas agudas. Es necesario que conozcas tu rango vocal, exactamente, de qué nota a que nota llegas.

Cada persona tiene su propio rango vocal.


Si el rango de la canción tiene unas notas demasiado altas o demasiado bajas para el cantante, entonces la canción resultará más difícil de cantar, si el cantante no tiene un rango vocal lo suficientemente amplio para cubrir dichas notas.




Aquí tendremos en cuenta las exigencias de la tesitura. Para ello es importante comprobar que la canción que has elegido esté en una tonalidad adecuada para tu voz.


Muchas canciones exigen como hemos comentado, cantar notas fuera de tu zona de confort, por lo que cantar fuera de la tesitura en estos casos puede ser un desafío o un error.


Si no quieres dañar tus cuerdas, lo mejor en estos casos es transportar la canción unas notas arriba o abajo, buscando la comodidad. Hay que saber elegir el tono adecuado de nuestro repertorio para no forzar en exceso.




Esta es la habilidad del cantante para producir una voz bien educada, ágil y controlada en su canto, sin forzamientos y sana.


Un cantante con una técnica vocal limitada tendrá más problemas para cantar canciones con partes vocales complicadas, donde sean necesario trabajar cambios de registros o crear dinámicas con la voz.



Los efectos o adornos vocales enriquecerán siempre la composición.




Las melodías exigentes, con grandes saltos de nota o variados intervalos, determinarán la dificultad de las líneas melódicas.


La destreza del cantante para cantar con precisión ritmos complejos harán que la interpretación, gane posición frente a otra menos elaboradas.


Un buen uso del tempo y el ritmo, es habitualmente un reto para muchos cantantes. El metrónomo en estos casos es un buen aliado.




Que tenga una dicción muy rápida o con poco tiempo para respirar presentará cierta dificultad.


Articular adecuadamente las palabras de la canción, pronunciar las palabras con una voz entendible mientras se canta, se presenta comúnmente como un trabajo de gran atención y práctica para muchos cantantes.




Que tenga una letra difícil de memorizar, puede ser un problema para el cantante. Para ello también es de gran importancia interpretar la letra de la canción y transmitir el sentimiento a su público.


Puede ser complicado cantar una canción si no sabemos el significado de la letra. Comprender la letra no solo nos ayudará a entender de qué habla, que cuenta, sino que nos ayudará a mejorar la expresión vocal, a trabajar la interpretación, sumando actitud, expresión y sentimiento.


De este modo sentiremos la canción más nuestra y nos será más fácil llegar al público. Por eso es necesario analizar el texto en profundidad.


 

Cuando estudiamos canto debemos elegir un repertorio acorde a nuestro nivel de aprendizaje. Comienza por canciones cómodas para tu voz, pero que presenten ciertos retos alcanzables.


Anota cuales son tus metas a alcanzar en cada canción, y verás cómo ganarás en comprensión y destreza.

Estos son algunos de los puntos que puedes señalar como objetivos a perfeccionar en tus interpretaciones.


  • Los saltos o intervalos de nota destacados.

  • Los cambios de registro.

  • Las dinámicas de la voz y la interpretación.

  • Los adornos vocales, melismas, vibratos, etc.

  • La agilidad vocal.

  • La dificultad de las melodías

  • El tiempo de las líneas vocales.

  • Las exigencias de la tesitura.

  • La duración de las notas largas, suspensión.

  • Que tenga una dicción muy rápida o poco tiempo para respirar.

  • Que tenga una letra difícil de memorizar.

  • Efectos vocales, Growl, Vocal Screen, Raspy, etc.

  • El estado y la forma física para afrontar el reto.


Y siempre especial cuidado con la afinación y el tempo.


* Si te apetece podemos dar un repasito a todo lo que hemos comentado anteriormente, viendo este corto video-grama.




Por favor señálanos en los comentarios que puntos serian para ti, los más complicados para realizar en una canción, o qué es lo más difícil que has tenido que hacer "como aprendizaje" en una canción. Cuéntanos tu experiencia, y cómo lo conseguiste.



Para mejorar con tus estudios te recomiendo esta entrada del blog.



By Madisound Studios

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page